jueves, 6 de octubre de 2011

UNA TOSTADA EN LA VIDA




Una familia normal, matrimonio y sus hijos, un día cualquiera a la hora de la cena.
La mamá llega a casa, despues de un largo y duro día del trabajo, es tarde y prepara rapidamente la cena,
unas tostadas con salchichas.

Las tostadas habían salido bastante quemadas, los niños se quedaron mirando a su padre, esperando que fuese él, el primero que comenzara a protestar. El padre vió las caras espectantes de sus hijos y con toda tranquilidad cogió una tostada empezó a ponerle mantequilla y a hacer preguntas a sus hijos sobre como les había sido el día de colegio, sus hijos empezaron a coger las tostadas y se las fueron comiendo  mientras charlaban de lo que les había sucedido durante el día.

Cuando los niños se levantaron de la mesa, los pequeños se pusieron a jugar un rato, pero la hija mayor oyó como su mamá le pedía disculpas a su papá por haber puesto las tostadas tan quemadas y el papá le decía:  
"Cariño, no te preocupes, a mi me gustan las tostadas bien hechas. 

Antes de acostarse la niña fué a darle el beso a su padre y aprovechó para preguntarle :¿ De verdad papá te gustan las tostadas quemadas?

El papá la abrazó y le hizo estas reflexiones  : Mamá tuvo un día muy duro hoy en el trabajo y está muy cansada y, además, una tostada un poco quemada no hace daño a nadie.
La vida esta llena de cosas imperfectas, de gente imperfecta, aprender a aceptar los defectos, es una de las cosas más importantes, para conseguir una relación sana y duradera.

La comprensión y la tolerancia es la base de una buena convivencia.

Sé amable con las personas que te rodean, todas están librando su particular batalla, todos tenemos problemas, y es importante tener alguien al lado que nos ayude a solucionarlos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Como siempre unas reflexiones muy interesantes, pero en la realidad ¿existen esas familias tan modélicas?
Si en mi casa pongo las tostadas quemadas ya puedo taparme los oidos. No solo el papá sino los niños también....habrá que educarlos.

Isa dijo...

A la bloguera anónima tengo que decirle que a quien hay que educar es a las mujeres. Si te sale una comida mal, lo dices y explicas lo del cansacio y el duro día de trabajo, todos comprenden.Y si pones carita de compasión, mas comprensión, Haz la prueba

Remedios dijo...

Creo que te contestó muy bien Isa, aunque yo matizaría que en vez de carita triste, da mejor resultado con una bonita sonrisa les das todas las explicaciones y los desarmas.
Gracias, "anónima" por tus comentaios

Remedios dijo...

Muy bien,Isa, así da gusto,me ayudas a contestar a los blogueros y además lo haces genial
un beso

Publicar un comentario