jueves, 27 de octubre de 2011

UNA GRAN PERSONA

Si te detuviste a admirar el interminable e increible trabajo de una simple  hormiga...

Si te asombraste e intentaste comprender  la belleza  admirable de un panal de abejas...

Si te detuviste para seguir la estraordinaria velocidad y habilidad de un colibrí en vuelo...

Si te deleitaste con el perfume mágico de una flor...

Si en silencio escuchaste la voz de las eternas olas del mar..

Si esbozaste en tus labios una sonrisa para hablar con un niño que se sentía acobardado con tu presencia...  

Si sentiste correr por tus mejillas unas amargas lágrimas cuando intentabas consolar a un amigo que sufría una irremediable pérdida...

Si sentiste todo eso
En verdad has vivido intensamente cada instante de tu vida, lo cual te llenó de belleza tu alma, de amor tu corazón y sobre todo:


                     ¡¡¡  Te convirtió en una gran persona !!!

4 comentarios:

Notti dijo...

Hola Remedios. No sé si disfrutar de los pequeños detalles que nos rodean hacen convertirse a uno en una gran persona, pero pienso que merece la pena reparar en ellos. Yo lo intento.
Me encanta Isis. Es una gatita preciosa. La verdad es que los gatos-bolita, como los llamo yo, son muy vistosos. Ahora bien, hay que cepillarlos como a los perros? Por cierto, Remedios, he intentado ponerle el lazito a Wendy, y no hay manera.. no le gusta nada, ja ja ja
Un abrazo y el paraguas a mano!

Isa dijo...

Preciosas estas reflexiones,Remedios, parecen cosas sencillas pero encierran una gran lección para todos.
Un abrazo

Remedios dijo...

Me hizo mucha gracia, Notti, que Wendy no quiera el lacito, creo que es muy pequeña y le pasa igual que las niñas pequeñas que no soportan nada en la cabeza, pero cuando crecen y se hacen presumidas, les encantan los perifollos...Ya verás¡Ja,Ja! Además yo creo que nunca he visto una yorshay sin lacito.
Los días que escribiste este comentarios, por aqui fueron horribles de viento y lluvia, hasta los contenedores estaban llenos de paraguas que se había quedado inservibles.menos mal que ya nos llegó la calma.
Tienes mucha razón, no es que sólo por observar esas cosas cotidianas seamos mejor personas, pero si dice mucho del carácter de quienes saben valorarlas y al mismo tiempo tienen buen corazón al ser cariñosos tanto con niños, como con los que sufren por alguna causa.
Un beso

Remedios dijo...

Ya te conozco bien Isa, virtualmente hablando, claro, y sé que eres una estupenda seguidora de todos estos pensamientos y reflexiones.
Un abrazo

Publicar un comentario