miércoles, 21 de noviembre de 2012

GOTAS DE AMOR


Un bonito relato chino 
Había un gran incendio en un gran bosque de bambú. El incendio formaba llamaradas impresionantes de una altura extraordinaria.  Y una pequeña ave, muy pequeñita, fué al río, mojó sus alas y regresó sobre el regresargran incendio y las empezó a agitar para apagarlo.
Y volvia a regresar, y volvía a ir una y otra vez, hasta que los dioses que la obsevaban sorpendidos la mandaron llamar y le dijeron :
Oye ¿porque estás haciendo eso ?. Como crees que con esas gotitas de agua puedes apagar un incendio de tales dimensiones...No lo vas a  lograr.
Y el ave humilde contestó: el bosque me ha dado tanto, le amo tanto, nací en él, me ha dado todo mi ser. Este bosque es mi origen y mi hogar y me voy a morir lanzando gotitas de amor aunque no lo pueda apagar.
Los dioses comprendieron lo que hacía la pequeña ave y le ayudaron a apagar el fuego.
Cada gotita de agua apacigua un incendio. Cada acción que con amor y entusiasmo emprendamos, un mejor mañana será su reflejo.
No subestimes tus gotas, millones de ellas forman un océano. Todo lo que hacemos por amor  a nuestros  semejantes, regresa a nosotros multiplicado.
Nuestra vida llena  de dolores, problemas y desilusiones es el gran incendio, pero gracias a Dios están  las pequeñas gotas de amor y que realizamos con fe y esperanza para mejorar y ayudar a los demás. 

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Que buena lecciòn nos deja este relato chino.Cuanto amor hay en èl.Excente.Me gustò mucho.Besos Delia.

Anónimo dijo...

Como siempre que elige algún relato así me deja tareas tara unos días,COMO SE NATA QUE LA DOCENCIA VA INNATA!!!!
Siempre en positivo, fe esperanza cuantos problemas se solucionarían?
Gracias y un beso
Lucia

Isa dijo...

Que historia más emotiva y que bonitas las reflexiones que nos sugiere.

Remedios dijo...

Es un relato precioso y como tú dices Delia, está cargado de amor, como el que debemos demostrar ante nuestros semejantes.
Besiños

Remedios dijo...

Tienes razón, Isa, lo importante de este sencillo relato son esos buenos propósitos a que nos invita la actitud del pequeño pajarillo.
Muchos abrazos

Remedios dijo...

Me gusta mucho Lucía tener noticias tuyas. Cuanta razón tienes, pensando siempre en positivo y con buen corazón se solucionarían muchísimas cosas.
Un fuerte abrazo

Publicar un comentario