martes, 25 de enero de 2011

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD : LA ALHAMBRA. GRANADA


AÑO DE INCLUSIÓN EN LA LISTA:  1984
SITUACIÓN: en el extremo occidental de SIERRA NEVADA.
ACCESOS: En transportes urbanos o caminando desde el centro de la ciudad. A GRANADA  se llega por carretera, ferrocarril o en avión ( cuenta con aeropuerto).

La ciudad de GRANADA se encuentra en una vega regada por los ríos Darro y Genil. ya en tiempos de los romanos fue ciudad de cierta importancia, como lo atestiguan los retos del Foro y de la Basílica.
Los árabes llegarn a la ciudad en el siglo VIII y la convirtieron en una ciudad magnífica que en el siglo XIII, con la dinastía nazarí se convirtió en reino independiente y alcanzó su máximo esplender artístico y cultural.
Con su caída en 1492 frente a las tropas de los Reyes Católicos, se cerró definitivamente la presencia de los árabes en España.

Granada es una ciudad que desde el siglo XIX atrajo a visitantes de todo el mundo, antes de que empezara el turismo de masas. La Alhambra, el Generalife y Albaicín, son sus tres joyas inigualables, pero no los únicos tesoros que ofrece al visitante. Aunque son estos tres los que consiguieron el título de Monumentos Patrimonio de la Humanidad.

LA ALHAMBRA

Este recinto amurallado domina desde una colina toda la ciudad a sus pies y desde sus jardines y ventanas se divisa el mágnífico espectáculo de  Sierra Nevada, cubierta en invierno de un manto blanco.


Es un amplio complejo que incluye los Palacios Reales, la Alcazaba con sus dos torres y el Palacio de Carlos V, inacabado. La muralla tiene 22 torres y tiene cuatro puertas principales : la de la Justicia, al Suroeste, la de los Siete Suelos, en el sur; la del Hierro o Arrabal, en el noroeste y la de Armas, que comunica con la ciudad.

Los Palacios Reales forman parte del Alcazar, y aunque por fuera tienen un aspecto sobrio por dentro son una obra de máximo  refinamiento conseguido por los artesanos granadinos utilizando yeso, madera y azulejos como materiales casi exclusivos.
Consta de varios recintos y jardines. Entre sus recintos sobresale el suntuoso Salón el del Trono, con un techo con una decoración magnifica y servía para recibir a los Embajadores, la Sala de Mocárabes con escenas de caza en su techo, la Sala de los Abecerrajes con el techo decorado con motivos geométricos , y recibe ese nombre por el de una familia rival al rey, que fue  invitada a un banquete en esa sala, mandándolos decapitar despues.



Las dependencias están unidas  por patios con arcos. Uno de los más importantes es el de Los Leones rodeados por una galeria de arcos sobre 124 esbeltas columnas y en el centro una preciosa fuente redonda soportada por 12 leones. Otro hermoso patio es el de los Arrayanes cerrado por dos galerias de arcos muy trabajados y en su centro un estanque alargado rodeado de mirtos y en sus extremos unas pequeñas fuentes redondas.














EL GENERALIFE

Era como la segunda vivienda de los reyes ya que la utilizaban con residencia de verano. Sus dimensiones son  más reducidas que las de la Alhambra, está delimitada por dos pórticos, tiene también un mirador y dependencias auxiliares.


Los jardines del Generalife combinan el agua y la vegetación creando un ambiente de especial belleza y tranquilidad.
Entre los edificios hay varios patios, el principal se extiende al lado de la Sala Regia y recibe el nombre de la Acequia. Tiene forma alargada, con una fuente central que lo recorre en toda su longitud y aparece rodeada de pequeños surtidores que con sus chorritos de agua parece que forman arcos de agua cristalina. A la entrada se encuentra el patio del Polo que era donde dejaban los caballos los visitantes.

Todos estos patios tienen abundante vegetación y con las numerosas fuentecillas y surtidores produccen un ambiente sonoro que causa una sensación placentera y refrescante. Si se visita en verano, con el calor que hace por el sur, apetece quedarse alli un buen rato, es cuando se piensa en  hacer la visita por cuenta propia y no con las prisas y agobios de las visitas guiadas.

Alrededor del conjunto se extienden los jardines del Generalife, estos jardines han experimentado muchas reformas, se dividen en dos, los altos, en la zona más alejada y los bajos, que se comunican con la Alhambra.

EL ALBAICÍN
Es el barrio de la ciudad que se extiende por la orilla derecha del Darro enfrente a la Alhambra. y estuvo ya ocupado por los romanos, pero cuando alcanza gran desarrollo es en la época arabe. Contaba con una fortaleza del siglo XIII y en sus mejores tiempos tuvo más de 30 mezquitas, muchas de ellas se transformaron en templos cristianos.


Una de sus áreas más típicas es el Sacromonte, que es un conjunto de viviendas hechas en cuevas excavadas en la ladera  y estaban habitadas por gitanos. Hoy muchas de estas cuevas se utilizan como locales para espectáculos de flamenco.
Las calles del Albaicín son estrechas y sinuosas y parecen un laberinto, reluciendo al sol con su blancura de paredes pintadas con cal.
El Albaicín y el Sacromote son los lugares con más historia, más color y más encanto de Granada. Pasear por sus calles es un regalo para los sentidos el color de sus flores con las que se rodean sus típicas casas que se llaman "cármenes", las enredaderas de bungavillas y yedras colgando de sus tapias,y dentro una vegetación exuberante con árboles frutales, huertas y jardines, ese olor fuerte a jazmín que lo inunda todo.
¡Una sensación que no se puede contar, hay que vivirla!

Y para reponer fuerzas nada mejor que tomarse allí mismo un té aromático con un delicioso pastelito árabe.

 Unas inmejorables vistas de la Alhambra, las tendreis desde los miradores de San Cristóbal y de San Nicolás y a ser posible al atardecer.


En el Sacromonte se instalaron los gitanos que acompañaron a los Reyes Católicos en la conquista de la ciudad, se dedicaron a trabajar el mimbre, la forja y el cobre y los artistas establecieron las raices del Flamenco, es la cuna de la Zambra con sus cantos y bailes típicos. Hoy día continuan presentando en sus cuevas espetáculos de cante y baile flamenco.














Un paseo por Granada ciudad, es una experiencia inolvidable, Granada es mora y cristiana. En ellas se encuentran reunidas estas civilizaciones tan distintas , junto además con la judía. No os olvideis de visitar los baños arabes y os dareis cuenta que ya en aquella época tenían tantas comodidades como el mejor spa de la actualidad. El ambiente, el espiritu alegre y divertido de sus habitantes nos contagia.

Y para comer no vayais a cometer el error de comer de restaurante, en Granada hay que tapear, sus calles de tapeo son inmensas comenzando en la Calle Elvira, y a pesar de haber tantos lugares donde tomar unas tapas, lo difícil es encontrar un sitio en ellos, suelen estar siempre abarrotados, y de las tapas ...que deciros,
gran variedad y todas riquisimas, aquí  lo peor es decidirse por algo. Las tapas se sirven gratis en todos  los establecimientos de la provincia  al pedir un "chato de vino" o una cerveza.  Son un apetitoso símbolo de Granada que despierta los sentidos y se graba en la memoria de los visitantes.

Y hablando de tapas me acuerdo que su origen se atribuye al rey Alfonso X, el Sabio, que para evitar que a sus subditos se le subiera el vino a la cabeza, impuso una ley por la que se obligaba a poner algo de comida a todos los que pidieran un vino, esta comida se ponía en un plato tapando la jarra o el vaso y por eso se llaman "Tapas".

 No sé si es cierto o no, nos lo contaron en Granada y ahí queda. Y os dejo porque me estoy saliendo del tema, mientras no se declaren las tapas Patrimonio de la Humanidad.

Cuando tengais ocasión, no dejeis de visitar Granada y tomaros una tapita por mi y como acostumbran a decir por allí :
                  ¡¡¡¡¡¡¡ TODO ES POSIBLE EN GRANADA   !!!!!! 

 
         
                                                               



10 comentarios:

Anonymous dijo...

Un sueño, te transporta a otros mundos, a otros tiempos,te enamoras de la Alhambra, te embruja y no puedes romper el hechizo, quedas para siempre atrapado,a mi me pasó,cuidado.Besiños ángeles

Anonymous dijo...

Impresionante conjunto palaciego e impresionante ciudad. Tiene razón Ángeles, te embruja, te absorve y te engancha.

Remedios dijo...

Muy acertadas tus sensaciones sobre la Alhambra, me alegra hacerte recordar unos bonitos momentos.
besos

Remedios Toimil dijo...

Son lugares que siempre quedan en el corazón, con razón enganchan y embrujan, que bonita explicación, José.
Saludos

luis dijo...

ya ves, todo arreglado...

Remedios dijo...

¡Que bien!Ya me contarás.
un abrazo

Notti dijo...

Hola Remedios, qué bien me lo he pasado hoy: me ha encantado esta entrada sobre Granada y la Alhambra. Recuerdo que la visité cuando estaba en 8º de EGB como viaje de fin de curso, ja ja qué tiempos!, recuerdo que me fascinó. Siempre me ha apetecido volver para poder disfrutar con calma cada rincón: patios, jardines, edificios, gastronomía, en fin, todo.
Gracias por estas entradas, son fascinantes, y por el tiempo que le dedicas al blog.
Ah! y sobre los remedios de la vaselina, pienso que deberíamos tener todos un tarro enorme en casa.
Un abrazo

Remedios dijo...

Él hecho de que esta entrada te hiciera pasar un buen rato y que recordaras vivencias tan agradables, de verdad que me llena de satisfacción.Es bonito que hagas un trabajo y vosotros me recompenseis tan bien y siendo sincera tengo que confesar que lo de trabajo es un decir, porque si son sitios que conozco, también paso yo un rato agradable. Lo que pasa es que me lleva su tiempo, buscar datos, fotos,
postales, etc.
Y la de los remedios de la vaselina, cuando ya la tenía terminada, la volví a abrir do o tres veces, porque me iba acordando de más truquillos ¡Ja,Ja, creo que mejoré mi record de mas remedios de un sólo producto.A propósito Notti, si sabes alguno, pasámelo, porfa.
Un abrazo

Isa dijo...

Me encantan estos comentarios, dan ganas de ir por alli. Gracias Remedios.

Remedios dijo...

Hola Isa, cuando tengas ocasión no dejes de hacer una escapadita a Granada, lo pasarás bien.
gracias y un abrazo

Publicar un comentario