lunes, 28 de noviembre de 2011

UN CUENTO DE BURROS


Cierto día, un prestigioso financiero fué preguntado sobre la crisis, solicitándole una explicación sencilla, para que la entendieran todos.
Y el financiero les dijo: Os voy a contar  un cuento de burros y espero que asi consigais entenderlo, aunque os advierto que es difícil.


Un hombre se presentó un día en un pueblo diciendo que quería comprar unos burros, y ofreció por cada uno 100 euros . Buena parte de la población le vendió sus burros.

Al día siguiente se presentó otra vez en el pueblo y ofreció por cada burro 150 euros. Muchos de los que no habían querido venderlos el día anterior se decidieron y se los vendieron.

Volvió al tercer día ofreciendo por cada burro 300 euros. Los dueños de los últimos burros se los vendieron  muy contentos. Al ver que no había más burros les ofreció pagar 500 euros si se los conseguían para la próxima semana. 

Al día siguiente mandó a su ayudante, al mismo pueblo, con los todos los burros que había comprado, con encargo que  los ofreciera a 400 euros. Los vecinos pensando en que la próxima semana se los comprarían más caros, se apresuraron a comprarlos, incluso los que no tenía dinero se endeudaron , y  pronto el socio los vendió todos.



Como era de esperar el ayudante desapareció y lo mismo su jefe. 

RESULTADO: El pueblo quedó lleno de burros y de vecinos endeudados.


Hasta aqui fue lo que contó el asesor, pero vereis lo que pasó despues:

 1º.-Los que habian quedado endeudados al no vender los burros no pudieron pagar a los que les prestaron el dinero.
2º.- Lo que habían prestado el dinero se quejaron al Ayuntamiento diciendo que si no les pagaban los préstamos se arruinarían y no podrían seguir prestando y el pueblo se arruinaría.
3º.- El alcalde para evitar la ruina, dió dinero a los prestamistas ( en vez de dárselo a los vecinos). Los prestamistas al recuperar el dinero, no  perdonaron a los que les debían y el pueblo cada vez estaba más arruinado
4º.- El Alcalde al dar tanto dinero a los prestamistas, dilapidó todo el presupuesto del Ayuntamiento. Al quedar arruinado pidió dinero prestado a los ayuntamientos vecinos, pero estos se negaron porque pensaron que al estar arruinado no podría devolverselo.


Y EL NUEVO  RESULTADO FUE :

Los listillos del principio...forrados.
Los prestamistas... con todo el dinero del ayuntamiento, más un montón de deudores a los que seguir cobrando la deuda  más los interereses y además  se quedarían con los burros, que como se habían devaluado no alcanzaban a a mortizar la deuda de sus dueños.
Los vecinos...arruinados y sin burro para toda la vida.
El ayuntamiento igualmente arruinado.

Por eso se decidió que la mejor solución era:

¡¡¡¡¡¡¡¡¡BAJAR EL SUELDO A LOS FUNCIONARIOS!!!!!!!!! 

¿Lo entendeis?  yo no.

9 comentarios:

Celia dijo...

Es muy gracioso este cuento de burros, y es la pura realidad.. Hay que ver lo ameno y divertido que es tu blog.
Muchos besos

Anónimo dijo...

Está muy ingenioso el cuento de los burros, pero tengo una duda, Remedios, ¿Quienes son en realidad los burros? a mi entender los burros del cuento son los más listos, no se meten con nadie y los traen de paseo.Creo que todos los que intentan arreglarlo...esos si que lo son.
Un abrazo

Rosa dijo...

¿y porque son los funcionarios los que salen perjudicados? yo tampoco lo entiendo

Anónimo dijo...

Muy ingenioso,es una triste realidad de lo que nos està ocurriendo.Besos. Delia.

Remedios dijo...

Intento hacerlo ameno, aunque esto de la crisis no nos da muchas alegrias que digamos. Gracias Celia por gastar un poco de tu tiempo poniendome comentarios.
Un abrazo

Remedios dijo...

Muy buena tu pregunta, Anónimo ¿Y quienes son los burros?....Seguro que cada cual tendrá su contestacion.

Remedios dijo...

En eso estoy de acuerdo contigo,Rosa, pero no sé contestar a esa pregunta, habrá que preguntar a alguien... ¿a los burros?...¿a los listillos? no sé, no sé.
un beso

Remedios dijo...

Creo que los que no estais en la Zona Euro, no teneis tantos problemas...ya me contarás, Delia
un besiño

Anónimo dijo...

Cando un non pode dar os paus no burro daos na albarda,pero aquí os paus foron para todos e por último para os funcionarios porque son os que nunca protestan e xa están acostumbrados .Eche boa desgracia !!!!

Publicar un comentario