viernes, 19 de octubre de 2012

CUENTO INDIO

Para leerlo mil veces... 



Mi amigo abrió el cajón de la mesita de noche de su mujer y sacó un paquetito envuelto en papel blanco. Este no es un simple paquete, es ropa interior. Tiró el papel y observó la preciosa seda del conjunto.
 
"Lo compró la primera vez que fuimos a Nueva York, hará unos 8 ó 9 años ...Nunca lo usó".
"Lo guardaba para una ocasión especial . Bien. Creo que hoy es la ocasión adecuada".
 
Se acercó a la cama y dejó el conjunto al lado de la ropa que llevaría a la funeraria. Su mujer acababa de morir.
 
Se giró hacia mi y dijo : "Nunca guardes nada para una ocasión especial, cada día que vives es una ocasión especial".

Todavía pienso como me han cambiado la vida estas palabras:
Ahora limpio menos y leo más.
Me siento en la terraza y admiro el panorama sin fijarme en los hierbajos del jardín.
Paso más tiempo con la familia y los amigos y menos trabajando.
He entendido que la vida es un conjunto de experiencias maravillosas para ser aprovechadas, no para sobrevivir.
No guardo nada. Uso los mejores vasos todos los días.
Me pongo el traje que más me gusta para ir al supermercado, si me apetece.
Ya no guardo mi mejor colonia para fiestas especiales, la uso siempre que me apetece. 
Las frases "un día"o "uno de estos días " han desaparecido de mi vocabulario...si merece la pena ¿por que esperar?
 
Despues de este emotivo relato no hace falta decir más. "Cada día que vives es especial, no lo desaproveches"
 

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Que razon tiene,vivir todis los dias de una forma especial,no sabemos que va a ocurrir mañana.Gracias por hacernos reflexionar.Un beso. Delia

Anónimo dijo...

Esa debería ser la filosofía que tiene que imperar en nuestras vidas. No dejes para mañana lo que puedas disfrutar hoy...

Isa dijo...

¡Que bonito cuento Remedios!y cuantas enseñanzas desprende. Siempre tenemos la tendencia de guardar las cosas para situaciones importantes. En mi casa mi madre tiene manteles sin estrenar porque nunca le parece una situación demasiado importante para hacerlo.
Creo que los más jóvenes no somos tan conservadores.
Un abrazo

juanitap dijo...

Es la primera vez que leo tu blog me gusto tu cuento indio y lo comparti en facebook. son palabras de aplicar a nuestra vida.gracias.

Remedios dijo...

Cuantas cosas guardamos para "el día de mañana", que se quedan sin hacer o sin estrenar, porque quizás no lleguemos a ese día.
Gracias a tí, Delia.
un fuerte abrazo

Remedios dijo...

También yo estoy de acuerdo con esa filosofía. Me quedo con los magníficos propósitos de la protagonista del cuento.¡Cuantas horas al día desperdiciamos haciendo cosas que no son imprescindibles como sacar las hierbajas, limpiar sobre lo que aun está limpio...en vez de leer, disfrutar de un momento mágico contemplando la naturaleza,de ver a los amigos....
Graciñas y un abrazo

Remedios dijo...

Creo que tienes razón Isa, los jóvenes ya no sois tan conservadores, pero la gente de antes acumulaba cosas sin estrenar por si algun día tenían una ocasión especial: la vajilla buena no se usaba nunca y lo mismo las sábanas, los trajes, etc...aunque los tiempos cambiaron siempre nos queda algo de esa manera de pensar.
Un abrazo

Remedios dijo...

Hola Juanitap: Antes de nada, Bienvenida a mi blog, me alegra mucho que te gustara el cuento indio, la verdad es que a mi tambien me ha gustado. Siempre que te guste algo del blog puedes colgarlo en tu facebook, sin problema, yo encantada.
Gracias por tu comentario

Rosa dijo...

Me impresiono mucho el cuento indio Remedios. Cuantas cosas tontas hacemos sin pensar un poco cuales deberiamos hacer antes de que sea demasiado tarde.
Gracias por tus buenos consejos.
besos

Anónimo dijo...

GRACIAS!!! Remedios, no te puedo decir otra cosa,el resto queda en mi corazon, besos Lucia

Remedios dijo...

Que bien interpretas las enseñanzas del cuento. Que cierto es, que se nos van los dias afaenadas por cosas que no tienen importancia,y nos olvidamos de las importantes de verdad.
Gracias a ti, Rosiña, y un beso

Remedios dijo...

Eres una persona encantadora, Lucia, yo tambien te recuerdo con mucho cariño.
besiños

Publicar un comentario