domingo, 20 de febrero de 2011

COCINA GALLEGA

                                                          PULPO A FEIRA

El pulpo a la gallega o pulpo "a feira" es una receta tradicional de la cocina gallega , hoy esta extendida por todo el territorio nacional y en muchas partes del extranjero.

Es una receta sencilla pero que tiene sus truquillos para que salga bien. Como el pulpo tiene la carne muy dura esto se solucianaba antiguamente dándole una paliza, así tal como suena, con un mazo de madera o el rodillo de estirar la masa , se le pegaba al pulpo a conciencia, hoy día este problema se soluciona metiendo el pulpo en el congelador, al menos un día, y despues deja que se descongele lentamente a temperatura ambiente. Al congelarlo se rompen sus fibras que es lo que endurece la carne.

Otro truco es asustarlo, con esto se consigue que la piel se pegue al músculo y al cocerlo no se despegue, cosa que haría que el pulpo tuviera muy mal aspecto. Para asustarlo, cuando el agua está hirviendo se introduce el pulpo y se saca al minuto, esto se hace tres o cuatro veces, despues ya se deja cociendo normalmente

El tercer truco del pulpo es que si se cocina en cacerolas de cobre adquiere mejor sabor. Como generalmente en las casa no suelen haber, se soluciona utilizando ollas de acero inoxidable.


INGREDIENTES:

Pulpo     1 ejemplar de 2 ó 3 kilos de peso.
Aceite de oliva virgen.
Pimentón.
Sal 
1 cebolla.

PREPARACIÓN:

Para cocerlo se pone el agua a hervir y cuando comience a hervir se introduce el pulpo despues de asustarlo, tambien se pone una cebolla. Tardará encocer unos 20 minutos pero según el tamaño puede tener que estar más tiempo. La cebolla es la que da la clave de cuando está en su punto, cuando ella lo esté, el pulpo también estará., Se deja reposar unos minutos con el fuego apagado y despues se corta con unas tijeras en rodajitas. Se va colocando en un plato, a ser posible de madera y se adereza con sal, pimiento picante, (tambien se puede aderezar con mezcla de pimiento picante y dulce) y un buen chorreón de aceite. 

Aunque el pulpo a feira se toma así simplemente, también se suele acompañar de patata cocidas ( en Galicia se llaman cachelos). En esto hay disparidad de opiniones mientras unos opinan que para servirlo se pone una fuente con una cama de patatas y el encima el pulpo, y otros  en cambio consideran que no se deben mezclar, el pulpo en su plato de madera y las patatas en una fuente aparte....aunque al final los comensales lo mezclen todo en su plato.

Para las patatas también hay diversidad de modos de prepararlas, los hay que las prefieren cocidas en agua limpia y que queden blanquitas y otros que creen que lo mejor e cocerla en el agua que se coció el pulpo, quedan de un color rosado y cojen sabor al pulpo.

Estos no son sino simples detalles sin importancia, el pulpo a feira siempre está exquisito,  y si se acompaña de un pan y un vino tambien de Galicia, entonces ya es para chuparse los dedos. 

De un tiempo a esta parte tenemos la suerte que los  "pulpeiros y pulpeiras" ( especialistas en preparar el pulpo) se desplazan a las diversas ciudades y  pueblos y se colocan, generalmente al lado de algún restaurante, con sus grandes cacerolas de cobre, haciendo el pulpo y vendiendo raciones. Estas se pueden tomar en el restaurante o bien se llevan a casa. En el caso de llevarlo a casa, incluso lo preparan en una bolsa de plástico y metido en otra bolsa mayor llena del agua caliente en que se cocinó, de tal forma que llega a casa calentito y en su punto. Y hay que reconocer que aunque en casa sale rico, nunca es tan sabroso como el que hacen estos cocineros, puede que sea el cocerlo en las ollas de cobre, pero yo creo que más bien será la experiencia.....o algún truco secreto, de los que por aquí somos tan aficionados.
En mi pueblo, tenemos pulpeiros todos los domingos y a veces también los sábados, por lo que nos soluciona muchas veces el tener un plato o simplemente un aperitivo, sin tener que cocinar.   

10 comentarios:

Anónimo dijo...

medo soy noelita y eso tiene mu buena pinta besos

Sonia dijo...

Señor, que buen aspecto !!! Está diciendo cómeme, cómeme !!!
Ya me han chivado que estás trabajando mucho...
Besos

Anónimo dijo...

Otra de las granes exquisiteces de la cocina gallega, sin duda.
Y todo un espectáculo ver a la pulpeiras cortar y disponer el pulpo en los platos de madera. Una obra de arte, una vez puesto la sal, el aceite y el pimentón....

Belinda dijo...

Bueno Remedios,m voy de vacaciones así q estaré un tiempo "desconectada" del mundo....Pero estaré pendiente d las novedades del blog.Muchos besos

Notti dijo...

Hola Remedios. Qué buena pinta!!. A mi hijo el mayor "le apasiona" el pulpo. Además al lado de casa van a abrir en breve una pulpería gallega, y le tengo revolucionado, ja ja. Cada día me pregunta que cuándo abrirán, pues piensa ser el primero en entrar. Su preparación parece muy sencilla. Me ha hecho gracia eso de pegarle la paliza al pulpo para que su carne se reblandezca, o lo de asustarlo. Qué cosas!
Muy chula la leyenda del café. A mi no me gusta, pero reconozco que levanta auténticas pasiones. Qué buena presentación le has dado a las copas.
Un abrazo

Remedios dijo...

Hola Noelita: estoy muy contenta contigo porque ya sé que siempre que no tienes deberes y te dejan el ordenador, vas a ver mi blog, y despues le cuentas a todos lo que más te gusta.
Y hasta me pones comentarios.
Un besito

Remedios dijo...

Hola Sonia: aunque aquí estamos muy acostumbrados a tomar el pulpo y se toma con frecuencia, es un plato que siempre es bien recibido y gusta a todos.¿que tal todo por ahí?
De estudios, con las notazas que sacas, ya me figuro que no tienes problemas. Enhorabuena por las supernotas...eso no lo consigue cualquiera. Sigue así.
Besos

Remedios dijo...

Tiene toda la razón, José, es una verdadera obra de arte,ver el plato terminado,y una delicia ver con la rapidez que lo cortan y lo van colocando simetricamente en el plato, y como lo aliñan...y nosotros como disfrutamos ante un plato así.
Un saludo

Remedios dijo...

Pero ¡que cara! así que de vacaciones!!!!!
bueno la verdad es que me alegro un montón y te deseo que lo pases muy bien. Por aqui te vamos a extrañar.
Un beso

Remedios dijo...

Ya verás que comodidad tener una pulpería al lado de casa, la de veces que os vais a tomar una tapita...o una ración, que con el pulpo todo es empezar y tu niño a disfrutar.
A mi también me hace mucha gracia lo de la paliza y lo del susto, pero son verdaderas tradiciones, menos mal que de la paliza nos libramos con el congelador.
Nosotros somos muy cafeteros, pero no creas que se los preparo así siempre, sólo de vez en cuando, cuando la comida y el postre no me llevan mucho tiempo o algún día especial

Publicar un comentario