viernes, 18 de febrero de 2011

CAFÉ CAPUCHINO


El café capuchino es un café típico italiano. Su principal característica es que se hace en leche y no en agua, y su sabor se ve potenciado por la espuma de leche que lleva  y que puede ir espolvoreada de rayaduras de naranja  o canela en polvo.
Se sirve en copas altas y generalmente se acompaña de pastas. ( en mi caso son galletas Oreo, bañadas de chocolate blanco).

 Su receta es muy fácil .
Ingredientes para cuatro personas:
3 cucharadas de café molido.
Medio litro de leche.
Canela en polvo o piel de naranja rayada.

Para la espuma otro medio litro de leche.

El café se hace como de costumbre sólo que  con leche y un poco más cargado.
La espuma, si tenemos una cafetera con vaporizador se hace enseguida, si no hay unos pequeños aparatitos como minivatidoras que sirven para vaporizar y si no tenemos nada de eso, se puede hacer con una batidora normal.
Para hacerlo así hay que poner en un recipiente leche muy fría ( de la nevera) y ponerlo al fuego mientras lo batimos, se deja calentar bastante pero sin dejar que hierva. Adquiere bastante volumen, pero no resiste tanto tiempo como con el vaporizador, pero haciéndolo al momento, no importa. 

Y hablando del café, existen muchas leyendas sobre su origen , una de ellas conocida por los musulmanes y cristianos nos dice que en una ocasión estaba el profeta Muhamad muy enfermo , el ángel Gabriel le devolvió la salud y las fuerzas, ofreciéndole una bebida tan negra como la gran Piedra Negra que hay en la Meca.
Lo que sí parece cierto, es que el café empezó a consumirse en Abisinia, en la modalidad que hoy se llama Arábica.
Otras leyendas consideran que las plantas de café tuvieron su origen  en la antigua Etiopía, hoy República del Yemen.
La más aceptada de estas leyendas sobre el origen del café hace referencia a un pastor llamado Kaldi que se dió cuenta del extraño comportamiento de sus cabras despues de haber comido la  fruta y las hojas de cierto arbusto. Las cabras saltaban alrededor muy excitadas. Kaldí decidió probar el fruto y al momento se sintió lleno de energía.
Kaldi decidió llevar algunas frutas y hojas a un Monasterio. Alli le contó al Abad lo sucedido, y este decidió cocinar las frutas y hojas. Al probarlo le resultó una bebida tan amarga que la tiró al fuego.
Al empezar a tostarte en el fuego aquellas frutas comenzaron a soltar un aroma tan delicioso y penetrante que el Abad decidió tostar antes los granos de la fruta y así nació el café tostado.   

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Desconocía el origen del café,lo que si conozco muy bien es su aroma y sabor incomparables,donde esté una aromática taza de café al lado de una agradable compañia,¿Que nos falta? Nada,disfrute total,el cielo a nuestro alcance.UHHHHHHHHHMMMMMMMMMMM.......inconfundible aroma.Bicos.Ángeles.

yoly dijo...

Que rico!!! Y que presentacion tan bonita, como se nota la vena artistica, jeje!!

Remedios dijo...

Cuando se está preparando café en la cocina y el aroma llega a todos los rincones,es como si estuvieras llamando a todos a gritos,porque enseguida aparecen todos por allí.
Tienes razón Angeles,¡¡¡¡uuuuuu uuumm, que bien huele!!!!!!

Remedios dijo...

Hola Yoly: no te creas que pongo así el café todos los días, eso sólo cuando me da la vena artística, como tu dices, y algún día especial
besos

Publicar un comentario