domingo, 9 de diciembre de 2012

TARTA PEZ



Por fin este fin de semana hice una tarta de cumpleaños para mis nietos, mientras Dana se iba de paseo, conseguí llevarla a buen fin y no como la anterior. Hay que actuar con rapidez para hacer la foto, porque estas tartas resultan demasiado tentadoras y  todos piensan, una bolita nadie se da cuenta, y bolita de aquí y otra de allá, es casi imposible que llegue a la mesa en perfectas condiciones.

Esta hecha con un bizcocho normal, lleva el relleno y la cobertura de chocolate y los adornos de lacasitos, aunque se puede hacer con la tarta o bizcocho que más os guste y lo mismo el relleno y la cobertura.

EL BIZCOCHO
INGREDIENTES:
Huevos     4.
Azúcar       250 gr.
Harina        300 gr.
Yogur de limón   1.
Aceite de girasol   1 vasito de yogur.
Levadura Royal    1 sobre.
Philadelphia de chocolate  1 tarrina

PREPARACIÓN :

Preparar un molde cubriendo con papel de horno o con mantequilla y harina. Precalentar el horno a temperatura media.

Batir las yemas de los huevos, el azúcar, el yogur y el aceite hasta que se forme una crema homogénea.
Añadir las claras a punto de nieve, mezclándolas con una espátula con movimientos envolventes para que no se bajen.

Incorporar la harina mezclada con la levadura, dejándola caer como lluvia ( con un colador) y removiendo todo bien.

Verter todo en el molde y meterlo en el horno durante unos 40 ó 45 minutos. Dejarlo enfriar y cortarlo en dos rodajas.

Rellenarlo con la crema de chocolate de Philadelphia.

LA COBERTURA 
INGREDIENTES:

Chocolate Nestle de       1 envase de 
Azúcar   3 cucharadas.
Mantequilla    1 cucharada y media.
Agua    media tacita.

PREPARACIÓN :

Poner todo en un cazo al fuego y remover, cuando esté fundido el chocolate, bajar el fuego y seguir removiendo, de forma que cuando se levante el batidor caiga el chocolate formando un hilillo continuo, Se deja enfriar y se cubre la tarta. Dejar que enfrie un poco y cortarlo  para hacer la cola del pez. Añadir los lacasitos al gusto.


8 comentarios:

Anónimo dijo...

el aspecto es estupendo,me gustaria saborearlo porque tiene que estar buenisimo y cocinandolo TU más

Carolina dijo...

Estás siempre con las últimas tendencias, Remedios.
Son estas tartas las que piden ahora todos los niños. ¡que pez más apetitoso! debe estar riquísimo.
Un abrazo

Isa dijo...

Que postre más chulo, tiene razón Carolina, estás al loro en todas las materias Remedios, no sé como lo consigues.¡que ganitas de hincarle el diente al pececito!
mil besos

Notti dijo...

Hola Remedios. Si la hermana gemela a esta tarta fue la que se comió Dana, te digo ahora mismo que me pongo de parte de la perrita! ja ja. No me extraña nada. Pero que tarta más apetitosa y vistosaaaaa. Me parece que sólo estará segura de todos aquellos que no estamos alrededor de ella. No me extraña que antes de sacarla oficialmente a la mesa, manos ocultas han ido robando lacasitos por el camino.... mmmmmmmmmmmmm
Me ha encantado el post de la luciérnaga y el de las ideas navideñas, qué buenos consejos e ideas para mi que me toca este año cocinar,qué miedooo!
Un fuerte abrazo

Remedios dijo...

Me alegra que te guste, el día que te apetezca probar una tarta, te mandaré un trozo de buena gana si me dices a donde la mando.
Gracias por el comentario

Remedios dijo...

Teniendo nietos tienes que ponerte al día... bueno ya te ponen ellos y a veces ya termino hablando como ellos....¡es guay! ¿verdad? ¡Ja,ja!
Gracias Carolina y un abrazo

Remedios dijo...

Seguro que te gustaría,Isa, el pececito aunque no es del mar está la mar de sabroso, entre el chocolate y los lacasitos...ya me dirás.
Besos

Remedios dijo...

Si que era por el estilo, Notti, no es extraño que Dana se relamiera, hay que pensar que esta cerca su cumpleaños ( en Enero tendrá un año )y quiso celebrarlo adelantado, ya se olía que para ella no habrá tarta ¡Ja,Ja! todo lo más un huesecito de los chuches perrunos.
Yo no sabía que los lacasitos causen tanta atracción, porque no son solo manos pequeñas las que pasan y cogen la bolita, tambien las manos grandes sin distinción de sexos...¡es increible!
Es una fábula preciosa la de la luciérnaga, sería un mundo mucho mejor, si no fuera la envidia que hace tan infeliz al envidioso como al envidiado.
Toma con tranquilidad lo de cocinar. Asesórate bien sobre los platos que vas a hacer. Si tienes las cosas claras lo harás rápido y bien. Ya verás. Mucha suerte.
Un abrazo

Publicar un comentario