lunes, 6 de octubre de 2014

LA TAZA DE CAFÉ



Un viejo profesor reunió en su casa a un grupo de sus antiguos alumnos para saber como se defendían en la vida. Los asistentes  empezaron a quejarse del interminable estrés que les producía el trabajo y la vida en general.

El profesor les ofreció un café, se fue a la cocina y regresó con una cafetera grande y una selección de tazas de lo más variadas: de porcelana, de plástico, de vidrio... unas eran sencillas y baratas y otras caras y exquisitas. Tranquilamente las puso sobre la mesa y les dijo que  eligieran una y se sirvieran.


Entonces el profesor, se aclaró la garganta y se dirigió al grupo: "Os habreis dado cuenta que las tazas más bonitas y relucientes se han terminado muy rápido y las que han quedado son las más sencillas y baratas, lo que es natural porque cada cual prefiere lo mejor para si mismo. Esa es realmente  la causa de muchos de vuestros problemas de estrés. Os puedo asegurar que la taza no ha añadido calidad al café. El recipiente sólo reviste o disfraza lo que bebemos".

Y prosiguió "No importa nuestro aspecto, ni nuestro color, sino lo que tenemos en nuestro interior".

La vida es el café. El dinero, la posición social, el trabajo son meras tazas que le dan forma y soporte a nuestra existencia, pero eso no cambia ni define  realmente la calidad de vida que llevamos.

Recordad siempre, por concentrarnos en la taza, dejamos de disfrutar del café.

2 comentarios:

Carolina dijo...

¡Que interesante relato! y cuantas verdades encierra Remedios, nos interesa más lo que nos envuelve que lo que guardamos en el interior.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Que buena reflexiòn nos deja esta hermosa narraciòn.A veces nos olvidamos de lo mas importante por mirar lo superficial.Gracias remedios. Besos . Delia.

Publicar un comentario