lunes, 5 de mayo de 2014

LAS PERLAS


Las perlas y la ostras


Una ostra que no ha sido herida de algún modo no puede producir perlas.
Las perlas son producidas por el dolor, es el resultado de la entrada de una sustancia extraña e indeseable en el interior de la ostra, como un parásito o un granito de arena.

En la parte interna de la ostra se encuentra una sustancia lustrosa llamada nácar. Cuando un grano de arena penetra en la ostra, las células de nácar comienzan a trabajar y cubren el grano de arena con capas y capas, y más capas para proteger el cuerpo indefenso de la ostra.


 Como resultado se va formando
¡Una hermosa perla!

La perla es una herida cicatrizada.

¿Te has sentido herido por palabras hirientes?
¿Has sido acusado de haber dicho algo que nunca hiciste?
¿Tus ideas han sido rechazadas o mal interpretadas?
¿O quizás tus ideas fueron tomadas por alguien para presentarlas como propias?
¿Has visto como tu mejor amigo te traicionaba?
¿ La persona que más querías te ha abandonado?
¿Te has sentido despreciado

Entonces
¡Produce  una perla!


Cubre cada de tus heridas con varias capas de amor.

Muchas personas sólo aprenden a cultivar resentimientos dejando su heridas abiertas, alimentándose con sentimientos pobres que impiden que las lesiones cicatricen.

En la vida real vemos muchas "ostras vacías", no porque no hayan sido heridas,sino porque no han sabido perdonar, comprender y transformar el dolor en amor.

¿Como está tu perla?


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bonito!!!!.....Afortunadas las personas que producen el nacar del amor para producir preciosas perlas.....de todo se saca una lección de vida muy aprobechable...aun de las mas cruentas heridas. Un abrazo a todos los que compiten con las ostras.Ángeles.

Remedios Toimil dijo...

Es una bonita lección la que nos dan las ostras, procuremos estar a su altura y tranformar nuestras heridas en perlas de amor, comprensión y perdón.
Besos

Isa dijo...

¡Como me ha gustado lo de la ostra y las perlas! Ya me gustaría a mi que fuera capaz de olvidar las ofensas y convertir mis disgustos en perlas....pero es difícil, aunque me acordaré de tí y lo intentaré.
Besos

Publicar un comentario