miércoles, 2 de abril de 2014

RESCATE DE UN CORZO

FARO DE vIGO
 CERDEDO

La Guardia Civil rescata un corzo que no podía salir del canal de una hidroeléctrica

Los bramidos del animal alertaron a vecinos que caminaban por el paseo saludable de Cerdedo

02.04.2014 | 02:26

La Guardia Civil de Cerdedo rescató a media tarde del lunes un corzo que no lograba salir por sus propios medios de la central hidroeléctrica Forcadas en la que presuntamente habría entrado a través del canal que surte de agua a la central. Con este feliz desenlace, gracias a la colaboración ciudadana y a la rápida actuación de la Benemérita, concluía un episodio que ha suscitado sorpresa en Cerdedo.
Fueron unos vecinos del casco urbano que caminaban por el paseo saludable de Cerdedo quienes se dieron cuenta de que había un animal nadando y emitiendo aterrorizados bramidos en el agua acumulada junto a la reja protectora de las turbinas de la hidroeléctrica. Esta está ubicada a unos dos kilómetros y medio de Cerdedo, de modo que la suerte y las condiciones climatológicas también jugaron a favor del hallazgo del animal.
Al percatarse de que no podía salir por sí mismo, los vecinos que lo vieron se lo comunicaron al presidente de la comunidad de montes y este alertó a la Guardia Civil y al Concello. Cuando el encargado municipal y un operario llegaron al punto, pudieron ver cómo la Benemérita culminaba el rescate del animal -un macho de 2 años- que fue capturado enganchándolo por los cuernos. Con el cérvido aterido de frío, herido en las patas pero ya a salvo, se alertó a Medio Ambiente para remitirlo al centro de recuperación de Cotorredondo. El corzo daba muestra de su espíritu indómito. Quería irse pero las fuerzas perdidas no se lo permitían.

Hasta aquí la noticia publicada por el Faro de Vigo, de hoy. A mis amigas y a mi nos ha tocado  vivirla en primera persona, cuando el lunes dábamos nuestro cotidiano paseo por la carretera que conduce a la central hidroélectrica, un vecino que volvía de allí nos dijo lo que ocurría y allá nos fuimos. La vista del pobre corzo  aterrorizado y tembloroso intentando salir del canal de agua nos encogía el corazón.

A veces tuvimos ocasión de ver alguno atravesando la carretera, agil y rápido, en unos segundos se alejaba corriendo, era algo que nos alegraba mucho, ¡que suerte, vimos un corzo! y volvíamos a casa felices.

Ahora era distinto, menos mal que se resolvió todo satisfactoriamente y el corzo por fin estaba fuera del canal, débil, temblando, con las patas lastimadas...pero vivo.

6 comentarios:

Cecilia dijo...

No sabía que teniais corzos por ahí, ya me supongo que sería horrible verlo sufrir, menos mal que lograron salvarlo...quedariais aliviadas.
Un fuerte abrazo

Rosa dijo...

Enhorabuena Remedios, ya me enteré que estuvisteis buscando gente que os ayudara a sacar el corzo,y que por fin fue rescatado..
Un bravo para vosotras

Anónimo dijo...

Buenoooo......Es que os pasa de todo!!!!!!......Final feliz para el animalillo y satisfacción para vosotras.....Como en un cuento.......Besiños.Ángeles.

Remedios dijo...

Pues si Cecilia, desde hace unos años tenemos por aqui corzos, se ven pocas veces, pues estan por los montes, algunas veces bajan a las carreteras, pero si ven gente se van rápidos. Si que quedamos aliviadas de verlo a salvo.
Un abrazo

Remedios dijo...

Gracias Rosa, era lo menos que podíamos hacer, movilizar a los que podían ayudar...para nosotras el sacarlo era "misión imposible", nos dijeron que pesaría unos 50 kilos...¡ufff ni de broma!!!!!!
Besos

Remedios dijo...

Tienes razón Angeles, desde que empezamos a dar esos paseos largos tenemos un montón de anécdotas, nos pasa de todo...siempre tenemos algo que contar, vamos por una carretera peatonal que llega justo hasta la central hidroeléctrica donde apareció el corzo, que como bien dices fué como un cuento con final feliz.
Un fuerte abrazo

Publicar un comentario