domingo, 30 de marzo de 2014

ARTE EN LA COCINA, GUSANO APETITOSO



Una bonita forma para hacer que los niños se interesen más por la comida es sorprenderles de vez en cuando con recetas divertidas y fáciles de hacer. Hacer que nos ayuden es la mejor manera de que se sientan útiles y al mismo tiempo orgullosos de saber hacer una deliciosa merienda.

La clásica merienda de pan de molde y jamón york, se tranforma en un simpático gusanito con el añadido de un tomate y unos trozos de pepino.

2 comentarios:

Berta dijo...

¡Que bonito! hasta a los mayores nos hacen gracia estas recetas divertidas. magnífico para una merienda de niños.
abrazos

Remedios dijo...

Ya ves Berta, son cosas sencillas y a los niños les hace mucha ilusión, así que "manos a la obra"
Un abrazo

Publicar un comentario