viernes, 1 de marzo de 2013

SIN TELE

                  


 Comer en familia sin televisión 

La hora de comer siempre es una ocasión para hablar y disfrutar juntos, por eso las celebraciones siempre giran en torno a una mesa. Merece la pena aprovechar esos momentos en familia, sin encender el televisor.


Casi sin darnos cuenta la televisión ha ido ocupando el lugar que debería estar lleno de conversaciones, de bromas , de comentarios familiares. Los papás con niños pequeños apenas tienen tiempo para perder  "jugando" con un niño para que se coma el plato nutritivo que le han preparado, se han dado cuenta que entre dibujos y colores, los pequeños se distraen y comen sin darse cuenta. Por lo tanto, cada vez van necesitando más la tele encendida : para que los niños no molesten, para que esperen, para que no desordenen la casa, para que paren de llorar...



Lo que ocurre es que mientras el televisor está funcionando, no se presta atención, ni los adultos hacia los niños, ni los niños hacia los adultos, ni los niños entre sí, ni los adultos entre ellos. No se habla, no hay comunicación, no se escucha. Asi se van nutriendo del "mundo externo", de noticias financieras, de accidentes y catástrofes, de la vida de los famosos.
Mientras se va empobreciendo el " mundo interno", de modo que la comida en casa deja de ser un momento de encuentro.

Al comer ante la tele dejamos de mirarnos los unos a los otros. 





Cuando vemos la tele, olvidamos todo lo que acontece alrededor, sólo es la vista la que trabaja.
Si comemos en silencio o bien conversando, aparecen en escena las cualidades del gusto, del olfato, del tacto, desarrollando el placer de todos los sentidos, unidos a la textura, el sabor y el aroma de los alimentos, unidos a los sentimientos de intimidad, confianza y complicidad. 
Los niños que comen en familia  ( aunque sólo sea el fin de semana ) desarrollan  la convivencia, se relacionan mejor  con los demás y se sienten más integrados en el ambiente familiar. 

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Es un consejo importante para todos,las comidas sin tele, tiene muchos efectos positivos, a las personas con dieta nos recomiendan hacerlo para que no nos distraiga y los alimentos nos sacien antes...y muchos mas

María dijo...

Estoy de acuerdo en eso, no hay nada más horrible que comer viendo la tele, si hablas nadie te contesta y ya no hablemos si es que coincide con los telediarios, es para atragantarse, con tanta desgracia, tanto paro, tanto político corrupto...vamos que nos dejen comer tranquilos.
Besos

Remedios dijo...

Es lógico, porque entretenidos con la televisión se
come mucho más. Así que a hacer caso a las recomendaciones.
Graciñas por el comentario.

Remedios dijo...

Si coincide el telediario se atraganta cualquiera María, y si es algo que te gusta seguro que vas a comer demasiado, así que nada: televisión descartada.
Un abrazo

Publicar un comentario