viernes, 5 de abril de 2013

LOS REMEDIOS DE REMEDIOS , MÁS SOBRE COCINA




Parece que nuestras cocinas son un pozo sin fondo de remedios o trucos, y es que  las cocinas  son unos lugares tan complejos,en la que muchas veces nos surgen problemas, dudas o incluso pequeñas catástrofes, con el fin de que sirvan de una pequeña ayuda van otra nueva serie de remedios.

1º.- Madurar la fruta. Si compras fruta y la encuentres poco madura, puedes acelerar su maduración colocándola en un frutero con algunos plátanos, estos liberan un gas que acelera el proceso.

.2º.- Congelar carnes adobadas. Era creencia popular que las carnes congeladas no podían congelarse, tranquila si te ha sobrado alguna carne adobada, está demostrado que pueden congelarse si le retiras el adobo y  dejas escurrir las piezas, después las colocas en un recipiente plástico o las envuelves en papel vegetal. Cuando la descongeles mantendrán todo su sabor.

3º.- Para conservar el arroz, tienes que aislarlo bien del aire, para eso lo mejor es meterlo en un bote hermético el que introducirás una cabeza de ajos. Los ajos actuarán como un fuerte repelente de parásitos, y el arroz si se deja mal tapado tiene tendencia a que le aparezcan unos minúsculos puntitos negros que son unos parásitos que se llama el gorgojo negro. 

4º.- Conservar las claras de huevo. En muchas recetas de postres sólo se utilizan las yemas de los huevos y te dan pena las claras que no sabes que hacer con ellas, en primer lugar si vas hacer algo rebozado, puedes añadirlas a los huevos enteros que vayas a batir. Si no las vas a utilizar en unos días, lo mejor es congelarlas, simplemente meterlas en un recipiente plástico y descongelarlas cuando las necesites.  

5º.- Para los guisos que te han quedado demasiado salado, hay muchos remedios, pero yo creo que el mejor es utilizar el pan duro. Se pone un trozo de pan, de un día o dos de retraso,  en un colador, se introduce en el guiso. El pan duro absorbe una gran cantidad de sal. Por eso es conveniente guardar siempre un pedazo de pan duro.  Cambiarlo cada dos o tres días.

6º.- Si asas pimientos rojos, tienes que sacarles la piel después de asarlos, cosa que a veces se pone bastante difícil, para conseguirlo sin trabajo tienes que tapar los pimientos inmediatamente después de asados con un paño, así el pimiento suda y con el vapor que se forma, la piel se va a desprender con facilidad.

2 comentarios:

Maribel dijo...

Algunos de estos remedios me vienen de maravilla, como lo de arreglar una comida que sale salada, menudos apuros tengo pasado cuando al final pruebo una comida y ...me ha pasado con la sal, voy a guardar siempre un pedazo de pan duro.
Gracias por informarnos

Remedios dijo...

Lo de la sal, Maribel, es algo que suele pasar, y vaya susto que te llevas, menos mal que ese remedio da buen resultado. Lo mejor de todos modos es echar siempre poca sal, porque si al final está soso es más fácil de arreglar.
Me alegra que te sirvan para algo. Está muy bien que guardes el trocito de pan duro.
Besos

Publicar un comentario