domingo, 28 de abril de 2013

BIZCOCHO DE NARANJA



Un riquísimo bizcocho de naranja y que tiene la ventaja que se puede tomar sin remordimientos de conciencia como os ocurre muchas veces. Lleva nada menos que 6 naranjas, os dais cuenta lo que significa...Vitamina C ¡a tope!!!

Y por si ya no recordais de los beneficios de esa vitamina en nuestro organismo os diré algunas:
1º.- Tiene una gran funcionamiento inmunológico, por lo que combate las enfermedades infecciosas y ayuda al la cicatrización de heridas.
2º.-  Es antioxidante por lo que nos previene de los "radicales libres" que provocan el envejecimiento
3º.- También gracias a esta vitamina nuestro cuerpo produce colágeno que es indispensable para el buen mantenimiento de nuestros músculos y huesos.

Y ya sé que me vais a poner un pero...que lleva mucho azúcar, siempre os digo que podeis poner menos o sustituirlo por un edulcorante. Aunque si solo haceis postres una vez a la semana y ese día tomais un trozo, no vais a engordar.

INGREDIENTES:

Naranjas  6.
Harina      500 gr.
Azúcar     400 gr.
Huevos    6.
Levadura Royal  1 sobre.

PREPARACIÓN:

Rallar la piel de 4 naranjas  y batirlas en un bol junto a las yemas de los huevos y el azúcar hasta  conseguir una crema suave.

Exprimir 4 naranjas y añadir el zumo al bol, remover y dejar que repose unos minutos.

Batir las claras a punto de nieve e incorporarlas al bol con movimientos envolventes con ayuda de una espátula para que no se bajen las claras.

Añadir la harina mezclada con la levadura e incorporarla a la crema también removiendo con la espátula hasta conseguir una masa homogénea.

Verter la masa en un molde untado de mantequilla y espolvoreado de harina e introducirlo al horno a temperatura media durante unos 45 minutos, probar con un pincho antes de sacarlo y dejar unos minutos más si sale húmedo.

Para el baño:
Con el zumo de las dos naranjas que quedaban y dos cucharadas de azúcar se hace un almibar,  se pone todo en un recipiente y dejamos  hervir hasta que se forme un almíbar ligero. Si se quiere adornar se puede añadir unas tiritas de piel de naranja o algunos gajos para que se caramelicen. Se sacan con una espumadera y servirán para adornar el bizcocho.
Una vez cocido el bizcocho se baña con el almíbar.

Como no quería hacer el bizcocho demasiado grande, hice uno mediano y con la masa sobrante hice magdalenas.

  
Ya no necesito deciros que estaba todo rico, rico, de chuparse los dedos. Os lo recomiendo, no dejeis de hacerlo. 

Esta receta se la dedico a los seguidores de mi blog en Redmond en Estados Unidos, que van aumentando sus visitas día a día. Gracias amigos por vuestras atenciones. Un saludo desde España

4 comentarios:

Ruth dijo...

No necesitas animarnos con este bizcocho Remedios, simplemente se come con los ojos, salta a la vista que tiene que estar de vicio.
Un abrazo

Isa dijo...

¡Uyyyyyy! Remedios, que me voy para Galicia,
que no se puede aguantar lo que huele aqui una cosa tan rica, me voy a que me invites a ese bizcocho, Vale???? Un abrazote

Remedios dijo...

Si que salió muy bueno Ruth, y no es difícil, anímate y hazlo ya verás como os gusta a todos.
Un abrazo

Remedios dijo...

Venga ya, que no te creo, siempre me estás diciendo que vas a venir por aqui y nada Isa,que no te decides.Sabes que el bizcocho te espera¡Ja,Ja!
Besos cielo

Publicar un comentario