viernes, 13 de diciembre de 2013

EL SILENCIO Y LA PALABRA



Hablar oportunamente, es acierto.
Hablar frente al enemigo, es civismo.
       Hablar ante una injusticia, es valentía.
       Hablar para rectificar, es honradez. 
               Hablar para defender, es compasión.
               Hablar ante un dolor, es consolar.

 Callar miserias humanas, es caridad.
 Callar a tiempo, es prudencia.
                Callar sobre si mismo, es humildad.
                 Callar palabras inútiles, es virtud. 
                         Callar en el un dolor, es penitencia.
                         Callar las propias penas, es sacrificio

         Es mejor ser rey de tu propio silencio,
         que esclavo de tus propias palabras.
                                 (Willian Shakespeare)

     El silencio es la primera piedra del templo          de la Sabiduría.
                                              (Pitágoras)    

1 comentarios:

Inés dijo...

Estas reflexiones me recuerdan mi infancia, era una habladora empedernida y mi madre me decía "cuanto más guapa eres cuando estas calladita"...toda una filosofía.
Gracias Remedios por traerme tan buenos recuerdos.

Publicar un comentario