viernes, 20 de septiembre de 2013

CUENTO CHINO


Un antiguo cuento chino nos relata que había una vez un campesino chino, muy pobre pero muy sabio, que trabajaba la tierra duramente con su hijo. Un día el hijo le dijo:
"Padre, que desgracia, se nos ha escapado el caballo".
"Por que le llamas desgracia? respondió el padre. "Vermos lo que nos trae el tiempo".

A los pocos días el caballo regresó acompañado de una preciosa yegua salvaje. "Padre, que suerte" exclamó el muchacho, "Nuestro caballo ha traido un precioso caballo a nuestra casa"
"¿Por que le llamas suerte" repuso el padre, "Veamos lo que nos trae el tiempo".



Unos días despues el muchacho quiso montar la yegua y ésta, no acostumbrada un jinete, de encabritó y lo arrojó al suelo.
El muchacho se rompió una pierna. "Padre, que desgracia" "Me he roto una pierna". El padre con experiencia y sabiduría sentenció : "¿Por que le llamas desgracia", "Veamos a ver lo que nos trae el tiempo".

El muchacho no se convencía de la filosofía del  padre, pero pocos días despues, pasaron por la aldea los enviados del Emperador, buscando jóvenes para llevárselos a la guerra. Al ver al jóven con la pierna rota, marcharon si reclutarlo.




El joven comprendió entonces lo que quería decir su padre...que nunca hay que entender ni la desgracia, ni la fortuna como absolutas, sino que hay que dar tiempo al tiempo para ver si algo es bueno o malo.

El cuento no tiene final...nos quiere decir que la vida da tantas vueltas y es tan paradójico su desarrollo, que lo malo se puede hacer bueno, y lo bueno, malo, esta es su sabia moraleja.

Así que espera el día de mañana con esperanza y vive el de hoy con plenitud.              

8 comentarios:

Notti dijo...

Hola Remedios, siempre con tan buenos consejos. Pero hay que reconocer que éste en los tiempos que corren, es difícil llevar a la práctica.
Las copas de sandía y melón tienen un aspecto refrescante y muy vistoso, seguro que buenísimo de tomar.
De dónde sacas tantas recetas? No has repetido ninguna!! y mira que llevo tiempo siguiéndote. Seguro que tienes tus fuentes, ja ja ja, pero éstas tampoco repiten.
Un fuerte abrazo
















María dijo...

Tienes que reconocer Remedios que los chinos tienen una filosofía muy complicada y mucho más si son antiguos ¡jeje!, le doy la razón a Notti...me encanta como le buscaste una moraleja. Eres genial
Un abrazo

Celia dijo...

Me ha gustado mucho esa antigua leyenda china, no necesita buscarle moraleja, es su modo de pensar muy distinto al nuestro y más con tantos años de diferencia.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Pues a mi me parece que el anciano chino tiene razón...el tiempo es el que dice la última palabra y todas las cosas tienen una razón para suceder asi que......lo que tu dices Remedios...vivir el dia de hoy con plenitud ...Un besiño.Ángeles.

Remedios dijo...

Hola Notti, estoy plenamente de acuerdo contigo, es una leyenda y nada más, pero no muy apta para extraer de ella moralejas, como a mí me encantan, me esforcé por buscarle algo similar...¡Ja,ja!
Como dice María es complicado entender la filosofía china.
La copitas son deliciosas de verdad y tiradas de hacer.....Que de donde saco tantas recetas, tengo un montón de libros de cocina (de postres sobre todo) algunos son libros antiguos de la época de mi madre, otros me los compré yo y ahora muchas de mis amistades me regalan libros y revistas con postres, asi que cuando se acerca el fin de semana cojo un montón de libros y carpetas ( siempre digo que parece que estoy preparando unas oposiciones ¡Ja,ja! y decido cual voy a hacer,despues suelo darle el toque personal, haciendo mezclas o variando los ingredientes. Tambien valoro mucho el boca a boca, me encanta cuando me cuentan una receta nueva.
Un abrazo

Remedios dijo...

Hola María,entre lo que pensaban los antiguos chinos y nuestra manera de entender la vida actual verdaderamente hay un abismo, aunque es difícil se pueden encontrar ciertas semejanzas y ¡como no! buscarle la moraleja,¡Ja,Ja!
un abrazo

Remedios dijo...

Encantada de que te gustase la leyenda china antigua Celia, salvando las distancias en el tiempo y las civilizaciones, se puede llegar a comprender el modo de pensar del anciano labrador chino y su hijo...tan distintos.

Remedios dijo...

Estoy de acuerdo contigo Angeles, el joven chino vivía el presente plenamente: "esto es una desgracia" o "esto es una suerte", su padre al contrario miraba más allá, "hay que darle tiempo al tiempo"para saber si algo era bueno o malo. ¡Si que nos hemos metido en cuestiones filósoficas! ¡Ja,ja!
Besiños

Publicar un comentario