jueves, 12 de marzo de 2015

COPAS DE CHOCOLATE Y NARANJA











Las copas que os presento hoy están hechas con crema babarois, de chocolate y naranja. La crema babarois o o crema bávara es un postre delicioso que se consume despues de haber enfriado en la nevera.

Al hacerla con nata montada tiene una suavidad exquisita que se nota en el modo que se deshacen en la boca y al hacer dos cremas con dos ingredientes que se complementan tan bien como el chocolate y la naranja resulta un postre delicioso.Las cremas no se mezclan en las copas aunque si al tomarlas.

Aunque da un poco de más trabajo en vez de hacerlo en un molde, las he puesto en unas copas, que como sabeis, resultan más atractivas.

INGREDIENTES:
Para la crema de chocolate

Leche   250 ml.
Nata líquida      200 ml.
Chocolate negro     100  gr.
Azúcar  100 gr.
Yemas de huevo    4.
Gelatina neutra    6 láminas.


PREPARACIÓN :

Para empezar se ponen las hojas de gelatina en un bol para que se hidraten. Ponemos además la nata, junto con en el recipiente en que la vamos a batir y el batidor o las varillas en el congelador un cuarto de hora, ya que al estar muy frios se monta la nata enseguida.

A continuación troceamos el chocolate, lo ablandamos en el microondas, ponemos en un cazo la leche , incorporamos el chocolate y mezclamos.

En otro bol mezclamos las yemas con el azúcar  hasta que estén espumosas, las añadimos poco a poco al recipiente donde están la leche y el chocolate, se pone a fuego lento  removiendo bien para que las yemas no se cuajen. Apartamos del fuego y le añadimos las hojas de gelatina bien escurridas y de una en una y removemos hasta que estén bien incorporadas.

Por último batimos la nata y cuando la otra mezcla que retiramos del fuego esté fría le incorporamos la nata con movimientos envolventes.

Vertemos la masa  con cuidado en  la copa inclinada, para que quede en diagonal, sólo llenamos la mitad. Colocamos las copas en una fuente de horno poniéndolas apoyadas en el borde de la fuente y con ayuda de unos paños de cocina enrollados se sujetan para que se mantengan inclinadas. Introducimos en la nevera unas dos horas hasta que estén cuajadas.


INGREDIENTES:
Para la crema de naranja.

Leche   250 ml.
Nata líquida   200 ml.
Naranjas       2.
Azúcar     200 gr.
Yemas      3.
Gelatina neutra    6 láminas.

PREPARACIÓN : 

Empezamos como en la crema de chocolate poniendo a hidratar la gelatina en un bol con agua fría y la nata, las varillas y el recipiente en el congelador.

Rallamos la piel de 1 naranja y de la otra cortamos unas tiras de piel y le raspamos todo lo blanco.
Exprimimos las naranjas hasta conseguir medio vaso de zumo (según el tamaño de las naranjas, a veces llega con el zumo de 1 naranja y media).

Batir la nata para montarla y reservarla en la nevera.

Seguidamente ponemos en un recipiente la leche a hervir con las tiras de naranja, cuando empiece a hervir la retiramos del fuego y la tapamos para que se infusione, la tendremos así unos 10 minutos.

En otro bol batimos las yemas con el azúcar hasta que queden espumosas y blanquecinas le añadimos las rayaduras. Mezclamos esta crema con la leche y volvemos a poner al fuego, de esta vez a fuego lento y removiendo siempre para que las yemas no se cuajen. Cuando empiece a espesar retiramos del fuego y le vamos añadiendo las hojas de gelatina bien escurridas y de una en una. Dejar que se enfríe.

Cuando esté fria le añadimos el zumo de naranja y la nata montada removemos con movimientos envolventes y vertemos en las copas que teniamos con la crema de chocolate. Esta vez con las copas ya de pie las vamos rellenando y se dejan en la nevera hasta que se cuaje esta segunda crema.

Yo las hice de dos tamaños, porque las grandes me parecieron demasiado grandes para una ración, y... ¡quereis ver que todos se fueron a las grandes!.. ¡Buena señal!!!!! 
Espero que os decidais a hacerlas, al ver tanta explicación no dudo que os van a parecer complicadas, y no lo son , un poco latosas sí, pero el resultado merece la pena, lo que si os recomiendo que las hagais de víspera. Otra opción es hacer un día una babarois de chocolate en un molde y otro día haceis la de naranja y así disfrutais de dos postres exquisitos.  


2 comentarios:

Notti dijo...

Hola Remedios, las copas tienen una pinta exquisita, pero demasiado laborioso!!
Me encanta el paraguas, mira que los haces bonitos!! Ha quedado muy fino, elegante y original. Qué arte tienes!
Oye no me he enterado qué es lo que pasa con el vestido famoso... Voy tan liada que ni me entero... Pero bueno, ahí están los chistecitos sacando punta a todo, ja ja ja.
Un fuerte abrazo

Remedios Toimil dijo...

Hola Notti, aunque me figuro que estarás disfrutando de lo lindo, en plenas fallas, voy a contestarte para que cuando pasen, veas que no me olvido de hacerlo.
Estos días estoy liada con los paraguas así que cuando mires el blog te encontrarás dos más, uno ya lo colgué hace unos días y hoy terminé otro que saldrá mañana.
Lo del vestido es una chorrada,parece ser que un vestido que según se mire se ve de distintos colores, y no veas que propaganda le hicieron las redes sociales, que se vendieron una cantidad exagerada de ellos.
Las copas son un poco laboriosas, para hacer un día especial, porque la verdad es que hay postres rápidos y fáciles que salen riquísimos. Yo no las hago para "rizar el rizo" como se suele decir, las hice por hacer algo distinto .
Un abraciño

Publicar un comentario